¿Cómo tengo que respirar en el Parto?

Respiración, Parto, Embarazo, Preparación Maternidad, Yoga, respirar en el parto

 

Muchas mujeres embarazadas que vienen a las clases de yoga o a la preparación a la maternidad me preguntan: ¿Cómo tengo que respirar en el parto?

Yo siempre les digo lo mismo: no hay que respirar de ninguna forma concreta, tienes que encontrar tu respiración, aquella con la que te sientas mejor.

 

Y es que no se trata de aprender a respirar, ¡todos sabemos como hacerlo! Se trata de tomar conciencia de la propia respiración, liberar posibles bloqueos emocionales que la alteran y dejar que la respiración fluya con naturalidad.

 

Para que nuestra respiración natural se libere es imprescindible trabajarla, para ello en yoga utilizamos los pranayamas que no son más que ejercicios respiratorios que te ayudan a encontrar el ritmo natural de tu propia respiración, además de conectar con tu interior y muchas otras cosas en las que no voy a entrar ahora.

 

En las clases de yoga para embarazadas el trabajo respiratorio está presente durante toda la sesión, en cada postura, estiramiento… inhalamos y exhalamos a nuestro ritmo, es esencial, si no respiras, no es yoga.

 

Además siempre reservo un espacio para trabajar una respiración específica, de esta manera puedes experimentar en primera persona los efectos que tiene ese ejercicio en ti y a partir de esa vivencia aplicarlo más adelante, cuando lo necesites.

Entre los ejercicios que practicamos destacan las respiraciones con vocalización, considero que son muy beneficiosas durante el embarazo por diferentes motivos:

 

Cuando vocalizamos la boca está abierta, la mandíbula relajada, la garganta abierta, al relajar de forma consciente la boca, la mandíbula y la garganta (quinto chakra), relajamos el útero, la pelvis y la vagina (segundo chakra) AQUÍ te dejamos un artículo en el que hablamos de la relacción boca-vagina y la Ley de los esfínteres descrita por Ina May Gaskin.

No es coincidencia que estas dos partes del cuerpo estén relacionadas a nivel energético, ya que son representantes del quinto y segundo chakra, ambos centros energéticos son los centros creativos de la persona y están íntimamente conectados.

Si tengo tensión en mi mandíbula, cierro mi garganta y mi boca, automáticamente mi suelo pélvico y mi útero se tensan, por el contrario si relajo mi mandíbula y abro mi garganta y mi boca el útero y el suelo pélvico se relajan, lógicamente durante el parto nos interesa que el útero y el periné estén relajados, es por ello que me gusta tanto trabajar con la vocalizaciones y el canto en mis clases.

 

La vocalización y el canto son un ejercicio respiratorio muy interesante también porque la exhalación es forzada o con cierto grado de resistencia a la salida del aire. ¿Pero que significa esto?

 

Esto significa que el diafragma que se contrae y desciende durante la inhalación, vuelve a su posición de relajación y sube de forma progresiva durante la exhalación a la vez que el músculo transverso del abdómen se contrae y esta acción es realmente efectiva durante el parto, ya que ayuda al bebé a descender y a nacer.

En mi experiencia profesional, no he visto nunca a una mujer pariendo de forma natural con la boca cerrada y sin emitir algún sonido, no entiendo como todavía hay profesionales que les piden a las mujeres que no griten y que cierren la boca durante el parto, con esto lo único que están provocando es que la musculatura del suelo pélvico y el útero se tensen, dificultando así el nacimiento, además de no respetar a la mujer.

Así que confía en tu cuerpo, tu instinto, permítete expresar lo que necesites el día de tu parto, deja que la mamífera que llevas dentro aflore, muévete, canta, vocaliza, respira, relaja… y coge las riendas de tu parto.

Todo el trabajo previo que hayas realizado durante el embarazo te va a resultar muy útil ese día y en el postparto, así que si estás embarazada te animo a que busques alguna actividad que te conecte con el cuerpo, calme la mente y te ayude a tomar conciencia de tu respiración.

 

¡Hasta pronto!

 

GuardarGuardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *