El inicio de la Lactancia Materna no siempre es fácil

Lactancia Materna, Comadrona, Girona, Matrona, Postparto, Asesora Lactancia,

 

¡Y si no que me lo digan a mi cuando fuí madre de mi primer hijo!

A pesar de estar convencida de que quería dar pecho, ser sanitaria (por aquel entonces todavía no era comadrona, pero había trabajado de enfermera en la planta de maternidad), tener el apoyo de mi pareja y mi familia…, el inicio de mi lactancia materna con Pol no fue nada fácil.

 

Conocía la teoría a la perfección…, pero la práctica es otro cantar y muchas veces las circunstancias que te rodean pueden no acompañar demasiado la situación.

 

En mi caso, Pol era un bebé con un peso por debajo de los 3000 grs y eso hacía que se cansara con facilidad al mamar, sus tomas duraban 5 minutos, se dormía y al cabo de media hora o menos volvía a tener hambre… me pasaba el día con la teta fuera y Pol enganchado, no podía hacer nada más.

A pesar de saber que la lactancia es a demanda, que es normal que los bebés pequeños hagan tomas cortas y frecuentes, llegué incluso a creer que alguna cosa no iba bien, llegué a desconfiar de mi capacidad para dar el pecho…

A todo esto, cabe añadir que Pol era un bebé muy demandante, no lo podía dejar ni un momento, se pasaba todo el día en brazos, la única forma de hacer alguna cosa (cocinar, ir al baño…) era con él en la mochila, no nos separábamos ni un momento.

 

Estaba agotada física y emocionalmente, pero sabía y sentía que la lactancia era importante y que el contacto y los brazos también… así que no desistí… aunque en algún momento recibí los típicos “consejos” por parte de algunas personas de mi entorno que te hacen dudar y pensar en tirar la toalla.

 

Afortunadamente en esos momentos de flaqueza tenía el apoyo incondicional de mi pareja, mi madre también fue un apoyo esencial en todo el proceso, ella me animaba a confiar en mi misma normalizando mi situación (si, soy una de esas afortunadas a las que su madre dió pecho en la década de los 70) entendía perfectamente como me sentía, su acompañamiento fue un bálsamo en los momentos más difíciles. ¡Gracias Mamá!

También tuve la suerte de tener el apoyo de una amiga comadrona que me visitó varias veces en casa y que me ayudó infinitamente a sentirme más tranquila, a confiar en mi capacidad de dar el pecho y me ofreció recursos para solucionar pequeños problemas que surgieron durante las primeras semanas, gracias Trini!!

 

En esos primeros días te sientes en un túnel oscuro, muy oscuro…, del que parece que no vas a salir nunca… pero con el paso de las semanas empiezas a ver la luz al final del túnel y todo se va poniendo en su sitio, todo empieza a fluir…

Pasado el primer mes, veía las cosas de forma muy distinta, la lactancia de Pol iba viento en popa a toda vela y los dos disfrutamos de una larga lactancia que nos regaló momentos inolvidables de conexión increíble.

 

Si quieres dar pecho a tu bebé, te recomiendo:

 

-Que te armes de paciencia, seas flexible contigo misma y con tu bebé, los dos estáis aprendiendo, tómate el tiempo que necesites y olvidate del reloj.

-No escuches los comentarios y “consejos” de personas que no tienen experiencia con la lactancia y que no apoyan tu decisión de lactar.

-Busca apoyo, en tu pareja, tu familia, amigas…, los grupos de lactancia son un espacio maravilloso para compartir tu experiencia, tus dudas…, las madres que están viviendo tu misma situación son las que más ayuda te van a ofrecer.

-Busca una comadrona sensibilizada con la lactancia materna que te pueda acompañar y ayudar durante las primeras semanas, muchas veces con una simple visita a domicilio se pueden resolver muchas cosas y se puede salvar una lactancia materna (te lo digo por experiencia)

-Confía en tu capacidad para amamantar y no tires la toalla ante la primera dificultad que pueda aparecer, los inicios no siempre son fáciles.

 

Espero que te haya gustado el post, si te ha parecido interesante te animo a compartirlo!!

Hasta pronto!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *