¿Igualdad?: La Conciliación real no existe…

Conciliación, Femenismo, Reparto tareas domésticas, Igualdad género

 

La Conciliación real no existe, entre otras cosas porque las mujeres llevamos una mochila brutal a nuestras espaldas con una sobrecarga de trabajo doméstico y responsabilidades que para nada se comparten en un 50% con la pareja.

 

Hoy por hoy existe una desigualdad clara entre mujeres y hombres a la hora de repartir las tareas del hogar, el cuidado de los hijos…

 

En general las mujeres somos el ordenador central que coordina, dirige y planifica todo lo que es necesario para el buen funcionamiento del hogar como:

-Pensar que vamos a preparar para cenar y tener en cuenta si tenemos todos los ingredientes necesarios, de manera que si no los tenemos hay que ir a comprar

-Recordar qué días tienen los niños gimnasia, y según los chandals que tenemos disponibles y los que se van ensuciando calcular qué días hay que poner la lavadora para que estén limpios.

-Concretar las reuniones con los profesores, controlar cuando toca ir al médico para hacer el seguimiento de las vacunas, cuando hay que pagar los impuestos del ayuntamiento…

-Ser la “agenda personal” de todos los miembros de la familia y recordarles cuando tienen algún evento…

-Y muchísimas cosas más….

 

Agotador ¿verdad?

 

Pues con todo esto tenemos que lidiar a diario la mayoría de mujeres del mundo, un trabajo no reconocido, no remunerado y que la sociedad sobreentiende y sostiene que nos pertoca a nosotras, simplemente por el hecho de ser mujeres.

Con todo esto en la cabeza, las mujeres nos vamos a trabajar… viviendo en un estrés constante que nos afecta a nuestra salud, nuestra calidad de vida y por supuesto la relación con la pareja, los hijos…

 

No quiero meter a todos los hombres en el mismo saco, yo soy de las afortunadas que tiene un compañero que se implica en las tareas domésticas, que colabora, que se implica en la crianza de sus hijos… pero el reparto no es equitativo, a eso se le llama desigualdad y genera malestar.

 

¿Os dáis cuenta que por vivir en la sociedad que vivimos los hombres tenéis una serie de privilegios que las mujeres no tenemos?

 

Hay una cosa que no logro entender, quizá es que realmente los hombres estáis hechos de otra pasta o simplemente solo véis lo que os interesa…

¿De verdad que no véis la suciedad del suelo como para coger una escoba y barrer?… o esas enormes montañas de ropa sucia que se amontonan…

Sabéis… no desaparecen por arte de magia, ¡no!… hay que poner una lavadora para limpiarla, tenderla para que se seque, recogerla, plancharla, doblarla y guardarla en el cajón, donde habitualmente la encontráis sin pensar en el camino que ha recorrido esa ropa y todo el trabajo que conlleva.

Hoy ya no sirve el “si me pides que ponga la lavadora, lo hago”… no os imagináis lo agotador que es tener que estar diciéndole a otra persona lo que tiene que hacer.

Ya va siendo hora de que tengáis más iniciativa propia y os arremanguéis, porque las mujeres estamos bastante hartas del tema, aunque pocas veces lo expresamos… solo en ocasiones como esta en la que explotamos y entonces todo el mundo corre y se pone las pilas…

Desafortunadamente la equidad solo dura un período de tiempo, porque con los días os volvéis a relajar… y así hasta que nosotras volvemos a explotar y vuelve a empezar el círculo.

 

Las mujeres necesitamos compañeros que se impliquen por igual en la casa, la familia… es el inicio para construir una sociedad realmente justa y equitativa, solo así las mujeres y los hombres partiremos de una igualdad real y podremos crear un mundo mejor.

 

Hombres del mundo… ¿Y si empezamos a ponernos las pilas?

 

 

 

 

 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *