Mi bebé está de nalgas… ¿Qué puedo hacer?

Mi bebé está de nalgas

 

La mayoría de bebés están en posición cefálica (presentando la cabeza) en el momento del nacimiento, esta es la posición que se considera ideal para nacer. Pero no todos los bebés se colocan así, algunos presentan las nalgas o las piernas.

 

La incidencia de la presentación de nalgas va cambiando a lo largo del embarazo, siendo aproximadamente del 3-4% cuando el embarazo llega a término.

 

Cuando un bebé está de nalgas lo más habitual es que se de la vuelta de manera espontánea, pero algunos permanecerán en esta presentación hasta el final de la gestación.

Existen algunas situaciones que pueden dificultar que el bebé se gire como la prematuridad, bajo peso, gemelos, primer embarazo, malformaciones uterinas, localización de la placenta, cordón corto y alteraciones en el volumen de líquido amniótico.

Me gustaría destacar que entre el 50-80% de los casos no se encuentra un factor etiológico responsable (causa) de la presentación de nalgas en los bebés a término.

 

La presentación de nalgas se puede clasificar en:

Nalgas Puras el bebé apoya completamente la pelvis, es la variedad más frecuente.

Nalgas Completas el bebé está sentado con las articulaciones de las caderas y las rodillas flexionadas.

Nalgas Incompletas el bebé presenta las nalgas y uno o ambos pies o incluso las rodillas.

 

 

¿Qué puedo hacer si mi bebé está de nalgas?

Si en la ecografía de 3º trimestre te dicen que tu bebé está de nalgas, no desesperes, todavía tiene tiempo para darse la vuelta antes del parto, aunque es cierto que a medida que avanza el embarazo el aumento de peso y tamaño del bebé hacen que tenga menos espacio en el útero para moverse y cambiar de posición.

Aprovecha la visita con tu matrona para hablar sobre el tema, te ofrecerá información, apoyo emocional y alternativas para que tu bebé se dé la vuelta.

A continuación te exponemos algunas opciones que pueden ayudar a que tu bebé se gire antes del nacimiento:

 

Aceptar la posición de tu bebé

Lo primero y más importante cuando recibimos la notícia de que nuestro bebé está de nalgas, es aceptarlo. No sabemos porqué está colocado así, y como madres deberíamos empatizar con él… probablemente exista un motivo físico, emocional… que le haya llevado a esa postura.

Probablemente te parezca raro lo que te voy a decir pero recuerda que los bebés sienten lo que nosotras sentimos, así que te animo a buscar un lugar tranquilo llevar las manos a tu barriga abrazando a tu bebé y hablar con él.

Explícale que la postura de nalgas no es la mejor para nacer, que lo ideal es que se dé la vuelta y se ponga de cabeza, explícale como te sientes, cuáles son tus deseos… pero que apesar de todo aceptas que se haya colocado de nalgas.

Esto te va a ayudar a sentirte mejor, a conectar con tu bebé, a crear ese espacio de escucha interior que tan necesario es para todos.

 

Mantenerte activa

Mantenerte activa durante el embarazo va a reducir la posibilidad de que tu bebé se coloque de nalgas, así que evita el sedentarismo sal a caminar, a nadar, a practicar actividades que te hagan sentir bien y en las que tu cuerpo se mueva.

 

Cuidar tu postura corporal

Sentarte de forma correcta y mantener una adecuada higiene postural activa la faja abdominal y esto va a ayudar a que el bebé se coloque en una posición óptima durante el embarazo. Así que cuida como te sientas en la silla, en el sofá…

Como alternativas a la silla convencional puedes sentarte sobre una esfera de pilates, sobre un cojín en el suelo… tu espalda y tu abdómen lo agradecerán.

 

Posturas de yoga

Hay algunas posturas de yoga que pueden ser útiles para que tu bebé se dé la vuelta, las hemos dividido en dos grupos:

Las posturas en cuadrupedia (a 4 patas) son muy beneficiosas ya que en ellas la gravedad es neutra, la pelvis queda liberada del peso del bebé y eso permite que se pueda dar la vuelta.

Podemos caminar a 4 patas por la casa, practicar el gato y la vaca y todas las modificaciones que se pueden trabajar en cuadrupedia durante el embarazo.

 

Posturas cuadrupedia yoga

 

Y las posturas invertidas o semi-invertidas.

En estas posturas la pelvis queda por encima de la cabeza y evitan que el peso del bebé recaiga sobre la pelvis y ayudan a desencajarlo, dirigen el peso del bebé hacia el diafragma y esto permite que el bebé pueda darse la vuelta, ya que la parte del cuerpo que más pesa es la cabeza.

Si no has practicado yoga antes es importante que las primeras veces que realices este tipo de posturas tengas a tu profesora cerca para que te ayude y te explique como hacerlas y sobretodo recuerda escuchar tu cuerpo y si no te sientes cómoda en alguna de ellas no la realices.

Algunas de estas posturas son:

Perro boca abajo
-Semipuente
-Vela con apoyo en la pared
-Mahometano

 

Posturas invertidas yoga

 

 

Matronatación

Los ejercicios en el agua son ideales por la flotabilidad y porque te van a permitir adoptar posturas que fuera del agua no podrías, además el agua es muy relajante y te sitúa en el mismo medio en el que está tu bebé, eso te permite conectar de una manera muy profunda con él.

 

Matronatació

 

Cantar

Los humanos somos una caja de resonancia maravillosa y la pelvis se podría considerar como la cúpula de una iglesia, uno de los lugares donde más resuena y mejor se escucha el sonido, así que te animo a cantar, tu bebé va a buscar el mejor lugar para escuchar tu voz y ese sin duda es tu pelvis.

Anima a tu pareja a hablarle a tu bebé (en la parte baja de tu barriga) se sentirá atraido por la voz. Si ya tienes hijos, la voz de los hermanitos es irresistible.

 

Calor/Frío

Los bebés se sienten atraidos por el calor, llevar las manos a la parte baja de tu barriga (cerca de la pelvis) hace que esa parte del cuerpo esté más calentita y los bebés se acerquen a ella.

La idea sería aplicar calor local en la zona baja del abdómen (cerca de la pelvis) y frío en la parte superior (cerca del pecho) puedes utilizar tus manos, una bolsa de agua caliente, un saquito de semillas… ¡con la precaución de no quemarte!

 

En ocasiones, podemos necesitar la ayuda de algún profesional para intentar que el bebé se gire, entre las técnicas que podemos utilizar destacan:

 

La Acupuntura, estimula puntos concretos para ayudar a que el bebé se dé la vuelta.

En una sesión se utilizan agujas y la moxibustión, que es una técnica que consiste en aplicar calor en un punto determinado con un puro de moxa, todo ello ayuda a aumentar los movimientos del bebé, relaja el útero y aumenta el flujo sanguíneo de la zona.

Es una técnica segura y sin efectos secundarios negativos para la mamá y el bebé.

 

La Versión Externa se realiza en algunos hospitales, es un procedimiento que intenta rotar al bebé mediante manipulación externa a través del abdomen de la madre y se suele realizar en la semana 37.

No siempre funciona, está contraindicada en algunos casos (embarazo gemelar, placenta previa, bebés muy grandes…) y no está exenta de complicaciones, así que asesórate bien con el equipo que te va a atender para poder decidir con toda la información a tu disposición.

 

Si a pesar de todo tu bebé no se da la vuelta es importante estar bien informada sobre las opciones de parto que nos ofrecen en el hospital: parto vaginal o cesárea, asesorarnos con el equipo profesional que nos va a atender y escoger la opción más adecuada para nosotras.

 

Espero que este post os haya gustado, si te ha parecido útil te animo a compartirlo!

 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *